Twitter

+
<>

Spring Mission Weekend!

Join us May 12-13 for special events to learn more about the work of Xavier Mission!

LEARN MORE!

Guac for Good Returns!

Eat at Rosa Mexicano on May 29th and 15% of your bill goes to the Mission!

DETAILS HERE!

Xavier Block Party!

We’re celebrating the 35th Anniversary of Xavier Mission and we need YOU!

LEARN MORE & SIGN UP!

Watch our 35th Anniversary Video!

Click here to be inspired!

11/19/12 “Al Frente de la Ayuda”, El Diario

Categories: Press

Juan Matossian, El Diario, 11/19/12

Click here for original story in El Diario

Cassie El Diario

 

Nueva York – Cassandra Agredo lleva seis años dirigiendo uno de los mayores programas de alimentación para personas necesitadas de todo Manhattan.

La Misión de la Iglesia de San Francisco Javier, situada en el barrio de Chelsea, sirve alrededor de 1,300 raciones de comida en un comedor de beneficencia que se abarrota todos los domingos al mediodía, y que acoge a cualquiera que se quiera acercar, sin pedir pruebas de ingresos.

“En 2006 servíamos a unas 300 personas y ahora lo hacemos a mucho más del doble y el número sigue creciendo”, contó Agreda. “Lo que prueba que mucha gente se ha quedado atrás en Nueva York, a pesar de que la recesión oficialmente acabó”.

Además del comedor, San Francisco Javier también cuenta con un programa de distribución de comida que entrega bolsas de alimentos a más de un centenar de familias de la zona.

“La mayoría de las familias que nos piden ayuda son hispanas, yo diría que un 80% de ellas”, reveló la directora de la misión. “Nosotros, por supuesto, no preguntamos ni exigimos a nadie que nos digan su estatus migratorio. Lo único que pedimos es una prueba de que viven en la zona porque, desgraciadamente, los recortes en nuestros fondos no nos permiten ya dar bolsas a cualquiera que venga de otras partes de la ciudad”.

Agreda explicó que se han visto impactados por grandes recortes en las subvenciones federales, municipales y, sobretodo, estatales, lo que les ha llevado más que nunca ha depender de las donaciones individuales.

“Por suerte, tenemos a mucha gente que nos ayuda desinteresadamente, incluyendo voluntarios, que a veces llegan incluso de otros lugares del mundo”, indicó. “Pero la demanda de servicio sigue creciendo y siempre necesitamos más, y no sólo en Acción de Gracias, que es cuando la mayoría de la gente se acuerda de ayudar”.